Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

jueves, 27 de julio de 2017

El #mapa de #blockchain


Desde un año hay dos palabras que me las voy encontrando con más asiduidad, una es CRISPR y la otra Blockchain. De la primera será más fácil hablar cuando Cordeiro publique su libro (¿para cuándo Roger?), de la segunda ya tenemos dos almanaques publicados por Domingo, uno más yankee en Deusto y otro más blockchaniano en Gestión 2000. Pues bien, hoy te voy a hablar de mi experiencia con esta segunda guía para entender y mapear los diferentes escenarios de juego que en principio se están dando con esta tecnología.

Decía que el libro "Blockchain: la revolución industrial de internet" es blockchainiano porque está escrito por 29 exploradores, demostrando el carácter descentralizando del mismo. Sí, ponen a Alex Preukschat de coordinador y a Carlos Kuchokovski, Gonzalo Gómez Lardies y a Daniel Díez García, de por si acaso, pero lo dicho, en cuanto veas el índice lo entenderás.

Muchos de los autores son facilitadores, traductores de innovación, y empáticos con sus clientes de B2B, por lo que han hecho un libro a lo Apple, cual círculos de oro, con lo cual, en vez de meterse en el laberinto que supone para el recién llegado no tenga que saber de las tripas tecnológicas para hacerse una idea de para qué puede servir blockchain, de la misma manera que utilizas un móvil sin saber qué hace el microprocesador que lleva dentro…

Lo dicho, 20 páginas explicando qué es, y el resto caso reales de aplicaciones y sectores en los que se está utilizando, se podría utilizar, y con ejemplos reales que puedes encontrar en Google ahora mismo, y te den pistas para hacer algo en tu negocio o vida.

Porque Blockchain permite llegar a un consenso a los que no quieren llegar, así como descentralizar cada actividad, rompiendo con el lobby establecido del papá intermediador, porque la información la tendréis todos los agentes.

Una sugerencia es que no te quedes en los pelotazos que se están dando con las bitcoin, si no, lo que puedes hacer con un contrato inteligente, al ser código, si una de las parte incumple, no hará falta perder el tiempo decidiendo qué hacer, si no que automáticamente se demandaran entre ellos (los contratos) … No es ciencia ficción, una fundación española, lanza su Smart contract en septiembre.

Por otra parte, sirve para ponerse al día de lo que se mueve alrededor de esta tecnología, mucho y bueno.

Respecto a blockchain, unos dicen que puede ser la forma de repartir la riqueza uno a uno a los que la crean, sin amiguismos ni lobbies, ni intermediarios, por ejemplo, ya hay webs que pagan en criptomonedas a los artículos con más likes, y lo fundamental, si un periódico te hace copy paste de un artículo tuyo, hasta los lectores lo sabrán. Que bien le hubiera venido esto a la crack del marketing Elia Guardiola, y no tener que soportar como una cabecera nacional se queda tan pancha sabiendo que un plagio.

PD: va por la segunda edición y está en el top ten de más vendidos en Amazon, ¿vas a dejar que otros te cuenten tu presente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario