Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

martes, 27 de noviembre de 2018

Startup sin ego


Cuando me preguntan si la idea es buena, respondo que el desierto es largo, y para atravesarlo el equipo que tu ego te deje elegir será clave. Pues bien, pocas veces he podido comprobar cuánto daño hace el ego en una startup, como ha sido este finde en Startup Weekend Madrid en Google for Startups, al que acudí de nuevo como mentor (oficialmente coach). 

El embudo de alineación de personas diferentes que se hace el viernes es digno de estudio en Harvard, destacando una idea que detecto un problema que tenemos una gran mayoría de personas al comer en restaurantes. Pues bien, se le juntaron cinco personas a la persona que la planteó. Y ahí empezó el problema, seis personas son muchas para ser diligentes. Se les planteó a ellos y a otros dos grupos de seis componentes que alguna de ellas se fuera a otro grupo o a alguna idea muy votada, pero con pocos socios, pues bien, nones… A la vez, una idea que resulto muy votada, casi no tuvo socios, por lo que tuvo que casi rogar que se unieran a ella cuatro personas. 

El sábado por la mañana ambos grupos recibían palos en la ronda de mentores. Eran sugerencias nuestras, pero no nos hemos educado para escucharla. Pues bien, el grupo de cinco (el de la foto), recibía con entereza las sugerencias, no contestaba, y las ponía en práctica con diligencia. En cambio, el de 6 se atragantaba, con nuestros comentarios, al no entender ningún coach por qué se habían cargado la idea inicial, metiendo dos banales, que hacían insulsa la propuesta. La respuesta, es que dos de lo que iban a ayudar sacaron el ego a pasear, planteando sus ideas, y cómo eran seis, se hicieron tres parejas defendiendo sus ideas, sin atreverse a salir a validar sus egos. 

Así llegamos a la hora de cenar, los primeros empezaban a tener una validación testable, tras deshacerse de esas dos ideas que carecían de sentido. En cambio, la idea que tuvo que rogar socios para ir para adelante 24 horas antes, ahora, no sólo habían validado, si no, que tenían una web, una campaña lanzada en Instagram, un pre acuerdo de socios y varios pre acuerdos con proveedores.

Adivina quién ganó. Pues la idea que nadie quería, arrasó, tuvo hasta 47 carritos de la compra hasta las dos de la tarde del domingo. En cambio, la idea que tuvo muchos adeptos iniciales, quedó tercera, porque era muy buena, pero la gestión de egos fue pésima. 

Ahora toca poner en práctica lo aprendido este finde, sobre todo, en gestión de mi propio ego, pero eso es otro cantar, que te lo cuento otro día.

Namaste

jueves, 22 de noviembre de 2018

A nadie le interesan tus anuncios

Comienzo el blogueo de libros valientes con “A nadie le interesan tus anuncios”, más claro agua.

Tengo que reconocer que este libro lo tenía comprado desde que Iván Fanego lo público en agosto, y por primera vez, me lo he leído en el móvil, haciendo un @abladias viajero. Lo tenía en la recámara para leerlo, mientras me interrumpían portadas más publicitarias. 

El manifiesto rebosa valentía por los cuatro costados, desde el título hasta la última página. Sin tonterías, sin miedos, sin guardar la ropa, con total sinceridad, abarcando un proyecto casi imposible de solución, qué puede sustituir a los 600.000 millones de dólares que se deja la publicidad de interrupción para llegar a los clientes, sin fastidiarles su experiencia. 

Fanego resume de forma magistral la breve historia de la publicidad de interrupción en los diferentes medios,desde aquello minutos de gloria del televisivo “Un dos tres” al duopolio de Facebook y Google, pasando por la oportunidad perdida en internet, con los blogs, pre redes sociales. Así como, las soluciones que puede haber, prácticas y actuales, encuadradas en una máxima que enarbola Iván “es más fácil interrumpir, que captar la atención y convencer”.

Se nota que Iván no se está vendiendo, no está buscando ni un curro, ni dar charlas a empresas como gurú o experto de las nuevas tendencias. De hecho, la experiencia que cuenta al principio es demoledora, digna de “El éxito del fracaso”, la cual, ningún psudo autor que quiera venderse profesionalmente, se atrevería ni de lejos a citar. 
Además, cuando tiene alguna duda, se mailea con el mismísimo Seth Goddin. 

Agradezco a Iván sus claras y sinceras explicaciones, me ha inspirado una solución, que explicaré en breve para acabar con la publicidad de interrupción, que como intuyes será sin pelos en la lengua y cogiendo al toro por los cuernos.

En definitiva, si quieres saber qué está pasando con eso del marketing, de su transformación a lo digital, o si eres emprendedor/a y te están vendiendo que con unos cuantos Facebook ads te retiraras, o si quieres tener pensamiento crítico y que no te la metan doblada el charlatán de turno, o si quieres entender cómo funciona la publicidad, este manifiesto es tu libro. 

martes, 20 de noviembre de 2018

Se buscan libros valientes



Se buscan libros para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Siete días de completa oscuridad. Peligro constante mientras me lo leo. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.

¿Existe medio centenar de libros para duelos individuales? De tú a tú, sin postureo, sin guardar la ropa, que se mojen, se rasguen las vestiduras, aporten, te miran de frente. Donde sus páginas aguanten el envite de sus marketInianas portadas e índices, y no se diluyan entre tus manos como un azucarillo. A poder ser, que no superen las 250 páginas, que ya es mucho para aportar una idea, una estrategia y un plan de acción. 

Sin editores que por quitarse de encima al pesado o la pesada de turno, publican a charlatanes que hacen un lustro hablaban de marketing digital, hace dos años de transformación digital y ahora de inteligencia artificial, sin tener ni idea de lo que están impartiendo, al no haber trabajado jamas de eso, pero encantados que sus amigos “influencers” les rían las gracias en las redes, sabedores que el público es facilón y confiable. 

¿Hay algún autor/a que se apiade de este pobre bloguero? Sé que es duro pedir, pero peor es replicar las notas de prensa de las editoriales. O aplaudir con las orejas cuando las fundaciones españolas que van de innovadoras publican estudios que son papel mojado. 

Lo siento, lo he intentado, ser sumiso, mirar para otro lado, aceptar que todo el mundo tiene un mal día, un mal libro, cómo los dos últimos que he leído y blogueado. Que se escribe para que las personas sean ovejas no renacentistas. Porque la creatividad e innovación culinaria y de la moda española no se transfiere al papel. Que en la vieja Europa nadie tiene una idea original que aporte valor ya y genere tracción. 

Las temáticas que me interesan son variadas: aprender, presente, ahora, futuro, innovación, talento, educación, comunicación, conectar, marketing, scaleups, economía, diseño, filosofía, actitud, consciencia, ciencia, emprender, sistemas organizativos, creatividad, estrategia, escucha, personas, CRISPR, GAFA/VAT, clonación, blockchain, personas electrónicas, entrenos de algoritmos, otras tecnologías exponenciales, el tiempo, física, cultura, neurociencia, arte, gastronomía, biotech…

Las recomendaciones las podéis hacer en mis perfiles de redes sociales de pesca de datos.

PD: Primer párrafo basado en el anuncio del explorador Ernest Shackleton.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Dime de qué presumes...


Aprovechando que dentro de una semana es el Black Friday voy a aplicar un descuento para dialogar del 100%, porque si te casco las dos páginas que he escrito hace un rato, el Risto del vaso, se queda corto, y mira que iba en plan descuento, pero…

Puede que el problema lo tenga yo, por crearme expectativas al ver ese título, y ese índice, con lo que la decepción es mía. 

Hay que agradecer a la autora que recopile herramientas tradicionales del coach para liderazgo y el emprendimiento, pero ya. Por mucho que todo el mundo tenga derecho a reinventarse,  no hay que equivocar a los djs de la educación con tratados dignos de la posteverdad como es este libro: 

Porque:

No se puede dar lecciones a profesores sin poner ni un solo ejemplo contrastado, de algún resultado de por lo menos una de las decenas de ejercicios recopilados. De la misma forma que en su web, tampoco hay una sola referencia a clientes. 

Asegura que las actividades “están fundamentalmente pensadas para niños y niñas de que estén cursando Educación Primaria”. ¿En serio, el DAFO, el pitch elevator o la famosa zona de confort se diseñaron para los niños de primaria? Como si un bebe de 21 meses no detectara el bulling que le hace otro bebe, cual ley del patio. 

Tira de PNL (Programación Neurolingüística) como si fuera el abc de cada día, pero luego en la ficha de mindfulness escribe “se recomienda buscar información concreta sobre esa técnica”, entonces para qué están sus páginas. Aparte, si no sabe explicar un ejercicio básico de mindffulnes poco controlara de PNL.

Sabe que la mente es fácilmente engañable, por lo que tira de ejercicios clásicos mencionando a autores conocidos, para dar confianza al lector. Es decir, habla de la actitud del cambio, y utiliza la misma metodología que dice querer cambiar. Pura teoría. Lentejas para todos, seas directivo, emprendedor o ahora niño.

Se moja poco, y su planteamiento está desfasado, al querer educar a los niños con “meritocracia y tolerancia”, sin darse cuenta que ya hemos pasado por el pluralismo como método organizativo y ya vamos por Teal. A la par que intenta aplicar el modelo de coach básico de liderazgo. Cuando a los niños de esas edades no les hace falta casi ninguna de esas actividades porque la mayoría de las mismas, están diseñadas para que los adultos líderes vuelvan a conectar con el niño olvidado que llevan dentro.

Y no sigo, porque me caliento, y la volvemos a liar, cual día de la marmota o anuncio de la lotería… Profesor/a espero que tu pensamiento crítico este desarrollado… Aunque de la actitud del descuento, me queda por seguir practicándola. 

martes, 13 de noviembre de 2018

Outside the box


Me asombra la cantidad de docentes que tras impartir el business model Canvas, constriñen la apertura mental de sus alumnos a un mero papel por muy A0 que sea, con la excusa de que es transportable… cuando basta con desparramar los Posti-its por las paredes cual lienzo, y luego, recoger, agruparlos por temáticas y volver a ponerlos en otra pared para seguir alineando el proyectos con sus clientes. O hacer fotos, si no se quieren remover, puro sacrilegio.

También me asombra, la afición de los creativos gráficos en hacer todo con ordenador, limitándose a estar sumisamente sentados ante un portátil, por muchas pulgadas que tenga la pantalla. El portátil y la tablet son la nueva caja no lista, no creativa, que te limitan a ser, a crear, a encontrar. 

A su vez, el papel, la famosa hoja de tamaño DIN A4, sigue siendo una limitación para ir más allá, para abrir la mente de verdad, para intertuar con otros. ¿por qué nos auto limitamos dibujando sólo la hoja y no seguimos por la mesa? ¡Atrévete a pintar la mesa  cuando te expliques! Es un gran ejercicio de auto libertad. Y si estás en una mesa de reuniones, luego es fácil eliminar tus huellas de ella con el jabón típico de manos. Pero te quedas de un a gusto… en el suelo también vale, como cuando estás en la playa. 

En esas andaba la semana pasada, cuando me enteré que Javi del Moral (fuckup nights Madrid, o Madrid Startup Weekend) organizaba el evento intermedio “encuentra el tesoro” sobre team building, para el coworking EOI y de la Junta de Comunidades en Toledo. Así que aprovechando que tenía programadas unas mentorias de validación pues allá que me fui. 

Que el casco de Toledo sea el tablero para un juego ya de por si es emocionante, pero lo que pasó durante tres horas, fue una gran metáfora de emprender. Lo primero, es atreverse a jugar, luego elegir compañeros de viaje sin pacto de socios de por medio, después, salir escopetados a por la primera pista… y cuando la cosa se complica, se erige por arte de magia un o una líder, que pone orden, traza una estrategia y ves como el talento de cada uno, se alinea para aportar lo mejor de cada uno. 

Porque cómo respondo cuando me preguntan si una idea es buena, la idea puede serlo, pero el desierto es muy largo, y el equipo es fundamental para atravesarlo y llegar a vuestra meta. 

Los acuerdos siguen siendo encuentros entre personas desvirtualizadas, así que, la siguiente interacción sería jugar por allí con las nuevas gafas de Google recién pilladas por un colega cual black friday. 

Como decía un maestro de la comunicación  “aaaaaaaaaaaaa juuuuuuuuuugaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarrrrrrrrrrr…” y añado fuera de la caja, por mucho que los video juegos sean una de las tres industrias más potentes. 

PD: Foto de Maria José Cano en la explanada de la Sinagoga del Transito.


miércoles, 7 de noviembre de 2018

21 #feedbacks para #Harari


0.- Feedback para el lector, si te planteas si te lo debes leer, te diría que depende, si sólo te lees un libro al año, o al trimestre o al mes, entonces sí, seguro, porque así volverás ser el cuñadísimo en la comida familiar de navidad, (te da tiempo). Si devoras a menudo información de sobre innovación, te digo que también, pero ármate de paciencia, y ponte el chip de buscador de pepitas de oro de los ríos asturianos. 

Aprendizajes 

1.-  Comprender la diferencia entre inteligencia y conciencia, con el gran ejemplo de que un avión vuela mejor que un pájaro, pero por eso, no se va a creer que es un ave, y le va a hacer la competencia por ganarse el cielo. 

2.- La importancia y facilidad de manipular la mente, para conseguir a través de relatos ficticios el orden social que empodere a un grupo y pueda haber una mejora colectiva vital. 

3.- Constatar que estás líneas son un ejemplo de lo que dice que tienen que estudiar los chicos para el 2050: pensamiento crítico, creatividad, comunicación y colaboración.

4.- Aprender los cuatros métodos para comprender las injusticias sociales.

5.- Menudo titular “lecciones”, dime de qué presumes…

6.- La economía de la guerra, muy interesante el porqué del cambio actual respecto a las de hace medio siglo. 

7.- La estrategia de los terroristas para manipular mentes. 

8.-  La necesidad de responder a los problemas actuales (cambio climático, disrupción tecnológica y amenaza nuclear) de forma global, al no ser ya una solución ni la religión ni el nacionalismo. 


Dudas 
1.- Se me escapa la razón por la cual, si el autor es capaz de meditar dos horas diarias desde el año 2.000, no haya sido capaza de profundizar más en el conocimiento latente por esa vía. ¿Sólo ha observado cómo respiraba? Más aún, si la frase que le dijo S.N. Goenka "fue lo más importante que nadie me ha dicho nunca" y lo considera vital, no lo pone al principio del libro?. 

2.- O Harari, se guarda un nuevo libro, o no se atreve a ser disruptivo de verdad. O bien, llega hasta ahí, y su misión era que 12 millones de personas de la elite mundial pensaran un poco. Qué ya es todo un merito

3.-  No comprendo por qué da tantas vueltas para opinar sobre un tema. El Caso más claro, se da en la página 333, tras venir enumerando innumerables ejemplos de cosas parecidas de su relato desde la página 295, y cómo le quedan un par de hojas para ir acabando, se aprieta el cinturón. En el primer párrafo, introduce, en el segundo párrafo resume las decenas de páginas anteriores, y en el tercero cuando se tiene que mojar y decir lo que piensa… se vuelve a ir pata abajo con un nuevo ejemplo de cómo el nacionalismo judío para él no es el mejor ejemplo de humildad. Vamos para mear y no echar gota. 

4.- Sorprender que cuestione el nacionalismo desbocado actual, y la editorial lae encargue la traducción al castellano al presidente del Instituto de Estudios Catalanes, con lo que justo en capítulo que cuestiona ese nacionalismo exacerbado, se dé en la página 147 una afirmación y comparación que carece de toda objetividad, con lo cual, induce a pensar que el resto de afirmaciones del libro pueden tener falta de rigor. Puede que incluso Harari piense eso, pero entonces, apaga y vámonos, porque no estaría para dar lecciones a nadie. 

5.- Harari hace hincapié en casi todos los capítulos de la manipulación de mentes, a través de relatos ficticios, como puede ser que un trozo de papel que ponga que son 100 dólares aporta valor. Es una pena, que no cites metodologías como PNL (Programación Neuro Lingüística) como cuando explica cómo las marcas de coches consiguen vendernos sus automóviles. Pone los ejemplos, pero no dice las herramientas o metodologías existentes. 

6.- Puede que yo no sea el lector objetivo de este libro, y te aseguro que subir el Everest sin oxígeno debe ser más ´fácil que leerse este libro en una semana. Pero incluso, aceptando esto, el libro de Ranga Yogeshwar de casi las mismas páginas si te engancha y se lee del tirón, casi en dos días, aprovechando también un puente. La diferencia es que Ranga también describe la historia de los hechos, pero de forma mucho más ágil, contándote un presente que parece futuro, y mojándose en cada capítulo. 

7.- El título recuerda al best seller “14 lecciones de liderazgo” de Steve Jobs, pero es la antítesis uno del otro, el de Jobs brilla por su síntesis, el de Harari no deja que las pepitas de ocurrencias brillen. 

8.- ¿Es ético matar a tantos captadores de CO2 a través de la fotosíntesis para expresar 21 ideas? Me parece una locura necesitar casi 400 páginas para ello, por 12 millones… Acepto, que para contar una historia del Sapiens o predicciones futuribles te puedan endosar tochos de casi medio millar de páginas, pero lo de este libro… 

9.- ¿esas son los temas que interesan a las personas? ¿Nadie ha preguntado por el amor, la soledad, el miedo? ¿De qué personas se ha rodeado Harari en sus presentaciones? Da la sensación de que son bellos durmientes. Donde nadie se pregunta si quiere despertar de eso sueño. 

10.- ¿Para qué ha escrito este libro? Realmente ¿Qué le soluciona al autor publicándolo? ¿Aparte de la cuenta corriente le llena personalmente algo más?

11- En definitiva, Sapiens fue el libro de un historiador que aporte valor al conocimiento, Home deus, una proyección suya que ya en un lustro puede ser pasado como planteaba Aubrey de Grey en Madrid ayer por la noche. Y este último libro suena a petición del editor para hacer caja. Todo muy loable, por cierto. 

Sugerencias 
1-   Crear un índice independiente de cada parte, al no tener ninguna conexión entre ellas. De hecho, lo leí muy rápido hasta la página 100, luego se me abrió el suelo en la 147, y de ahí me costó muchísimo llegar a la 179. Y como me debo a mi blog, y estaba seguro que encontraría alguna pepita de conocimiento que valga la pena su extracción y aplicación, pues me lo tome de otra manera. Lo empecé por el tema 21, luego el 19, 20; después la cuarta parte y más tarde la tercera parte. 

2     Crear el correo electrónica ayudaAIdanSherer@ramdonpenguinhouse.com para que los lectores podamos ayudar a Idan Sherer a comprobar lo que plantea Harari, simplemente por cercanía podemos aportarle tanto datos históricos como ejemplos reales de algoritmos que ya hacen cosas que cree futuribles. 



martes, 6 de noviembre de 2018

Descuento para dialogar



Este puente he estado en casa de mis padres, cada mes intento volver unos días a reconectar con mis raíces, a la base de rompehielos mentales que han sido y siguen siendo mis padres, para alinearme y ver que está en nuestro ser, ser rompe bloqueos grupales. 

Pues bien, aunque intento empatizar con ellos, reconozco que muchas veces soy impaciente y no espero a que aterricen en la flipada que les estoy diciendo. De hecho, en mi familia paterna tenemos un defecto, que es no comprender cómo personas que admiramos tanto, no alcanzan a pillar ciertas cosas a la primera, con lo que nos cogemos un rebote de aúpa, elevando el tono, complicando la comunicación, y destruyendo la creatividad del momento. Porque dos no dialogan si uno no permite que le escuchen. 

El caso es que mi madre cansada de no amarrarme a puerto, me dijo, “Gonzalo, a nuestra edad nos hacen descuentos en el autobús, en el cercanías, en el cine… así que, haznos tú también descuentos a la hora de plantear cosas que o bien no hemos entendido, o no lo hemos oído bien, o no lo conocemos tanto como tú. 


¡Game over!

Toca de nuevo reseteo, ponerse otra vez en modo aprender, aplicarse lo que predigo en el ámbito profesional, por mucha cuchara de palo que haya en casa de herrero. De hecho, a mis alumnos les digo que, a la hora de crear un blog, como herramienta de marca personal piensen en que la mayoría de personas que les puedan leer, saben de lo suyo lo mismo que un niño de 8 años. Habrá excepciones, pero no tendrán un conocimiento profundo de la materia, y he ahí el quid de la cuestión.

Pues eso, que recoge el guante de mi madre, y lo elevo a conocimiento relevante a través de estas líneas, al ponerme la premisa del descuento, cada vez que hable con una persona, dejando un margen para que no entiendan nada de lo que digo, y no pase nada, no me afecte, y al revés, pregunte si lo han entendido, valide si mi locución es la adecuada, para crear un dialogo fructífero. 

Porque como acabo de aprender en mi clase de voz de hoy, si alguien no comprende algo de lo que decimos, la culpa es nuestra por no saber transmitirla lo que queremos comunicar, tanto en el fondo como sobre todo en la forma.