Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

sábado, 28 de julio de 2018

Feliz año


Da igual la religión que rija el estado en el que vives, por muy aconfesional que sea, cuando llega el final de un año, y el comienzo de otro, entramos en un estado de bondad infinita, deseando el bien a las personas con las que interactuamos, y viendo como dibujamos una sonrisa en su rostro, cual espejo del nuestro. 

Llega un momento en tu caminar vital, que te preguntas qué haces en esta vida, para qué has venido aquí, por qué tú, ahora y rodeado de tu familia, amigos… Habrá miles de respuestas, pero una de ellas viable, es que estás aquí para sumar momentos alegres que te lleven a ser feliz.

La siguiente cuestión que nos asalta, es como ser feliz. De nuevo, hay para elegir, más aún, cuando nos hemos dejado educar en la satisfacción inmediata del deseo, y si no, nos frustraremos, creyendo que el mejor bálsamo es adquirir experiencias de otros… 

Pues bien, una posible solución a ambas preguntas, es que, a partir de hoy mismo, cada vez, que te despidas de alguna persona con las que has interactuado, la digas un “feliz año”, a lo que por automatismo la otra persona te responderá "feliz año". Con ello, habrás creado dos sonrisas no sólo en vuestros rostros, si no, en vuestras almas. 

La satisfacción real, no llega por hacer méritos para recibir, ni mucho menos dar para recibir… la vida es dar por el placer de crear, de transformar felicidad en quien te rodea, y la forma más rápida, sencilla y barata es ésta, desear feliz año un 28 de julio, en adelante. 

Sólo, si has experimentado el poder de transformación en otras personas al ayudarlas a florecer sonrisas desde lo más hondo, entenderás que en ese momento eres divino, porque la energía que fluye por ti te revitalizará. Cualquier DJ del conocimiento te lo podrá narrar con sus propias palabras. Por eso, es tan grato enseñar. Por ello, si de de verdad quieres aprender una materia, busca la forma de poder transmitirla y formar a otros, sus necesidades te llevarán por el camino de la excelencia. 

Por cierto, la sonrisa verdadera es la de la mirada, cual espejo del alma. 

PD: ojalá tu interlocutor no te responda con un "lo mismo", porque te tocará felicitarle muchas veces el año, para que conecte con el centro de su ser, y pueda fluir. 

Feliz año 

viernes, 20 de julio de 2018

Altas motivaciones


Me he currado la suerte de poder ser mentor y profesor de emprendedores con la EOI (Escuela de Organización Industrial), con lo que he podido aprender de decenas de personas desempleadas que se miraban al espejo de los miedos y se ponían el mundo por montera. Pudiendo observar de cerca los dos agujeros negros del empleo español, los parados de más de 50 años y los ninis. 

La conclusión sobre los mayores, la exprese en el post Reemprender, donde alucine con la capacidad de las mujeres de pivotar, mientras los hombres tan sólo se atrevían a iterar en tecnologías. 

Tras publicar ese post a la semanas me surgía la oportunidad de mentorizar a cuatro emprendedores de iniciativa juvenil de 17 a 28 años, que venían de un curso de impresión 3D y makers, donde se les puso en valor, dotándoles de herramientas, valores y aptitudes, con lo que en mayor medida están desarrollando sus proyectos sabedores de que tienen que ir con una marcha más larga, al tener que complementarlo con un trabajo u otras formaciones, por lo que sólo uno se ha caído, dos van a otro ritmo, y una persona se ha lanzado a la piscina. 

En cambio, el último mes, ha sido un baño de dura realidad, al mentorizar a otras personas desempleadas de iniciativa juvenil que también venían de un curso web, pero que enseguida se fueron desinflando por el camino, sin poder asirse a una mínima motivación.

A la par, hace unas semanas asistía al demoday de SEKlab junior donde flipaba con las adolescentes de No More cuya aplicación obedece a una clara y triste motivación. App que te pido que te descargues y lleves activa para evitar nuevas víctimas de manadas. 

Hace un par de años escuche a mi amigo Javier Sirvent (pesadilla en la oficina) que a los directivos que le tocaba reformar les preguntaba por su pasión, que les motive al cambio.

En mi caso, como sabes si me lees, investigo cómo pagar a la gente por su talento, sin tener que calentar la silla, ni hacer la pelota a un jefe que ni toleran ni aguantan. Para lo cual, me fijo en el hobby de cada persona y sus patrones de comportamiento de éxito, para un futuro modelo CC2BS

La semana pasada coincidí con una de las personas alma del SEK, y me explico que hace tiempo que pasaron de metodologías de selección de altas capacidades, (el famoso BI para el resto que hicimos BUP en el kostka de San Ildenfonso), a altas motivacionales. ¡Acabáramos! Esa es la clave del asunto, la motivación que te saca de levanta cada mañana, y te mantiene firme por muchas fucknights que se te pongan por delante. 

Como dj de conocimiento es mucho más agradecido empoderar a personas motivadas, por lo que este verano, haciendo bueno, mis años de septiembrero me he hecho con unos cuántos mapas sobre altas motivaciones, así que como sé que sólo se cumplen los deseos, espero poder aprender en breve de personas con altas motivaciones, las cuales, son la piedra filosofal que hacen sucumbir al examen de las altas capacidades o diferentes. 

Hay canteras de mármol como Montessori, Waldorf, Liceo Europeo, y SEK donde enseñan al bloque de mármol a cincelarse así mismo. Canteras que sigo, y entre sus cinceles busco la forma de crear corrientes que motiven a los miles de cantos rodados que esperan a la vera de la cuneta a ponerse de nuevo en marcha. 

viernes, 13 de julio de 2018

¿Aprenderá Movistar de O2?


Despertarse, coger el móvil y darse cuenta que no tienes 3G, conectas la wifi y bueno, sabes que en el router está un poco lejos y al dormitorio no llega. Además, sale el logo de la empresa de telecomunicaciones con la que te conectas al mundo. Empiezas a romper aquella rutina, y te levantas sin saber ni qué ha pasado relevante para los medios de incomunicación, ni si hay un artículo digno de retuitear. 

Para estar en pleno mes de julio, en plan vacaciones, está guay. Tras ducharte y desayunar te da por ver unas cosas en el portátil… y ves que aquello no va, que la wifi no tira. Te vas al router, lo apagas lo enciendes, y te das cuenta que se enciende en rojo una lucecita, te acercas a ver que pone e… ¿internet? ¿Internet? ¿Se habrá caído la línea?

Confiado, piensas que no tienes datos, y envías un SMS a las personas con que has quedado para hacer ese día algún plan… Pero el SMS no sale, ¿? A ver si va a pasar algo raro, no ajeno a ti, pruebas a llamar y sale el tono de comunicando…

¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh!!

No tienes línea, ni llamadas, ni 3G, datos, ni fijo, ni SMS, nada de nada… 
Por no haber, tampoco tienes ninguna notificación, ni una llamada, ni un SMS, ni un mail, ni un mensaje directo en Tuitter, nada, piensas que puede haber sido una factura impagada, pero que no haya ninguna notificación te choca. Más en una empresa líder nacional de telecomunicaciones…

Si estuvieras en una playa desierta, guay, pero si todavía estás en pleno lio laboral, aunque vayas a menos revoluciones por estar en el mes de julio. No te queda otra que poner fin a la libertad que te han regalado forzosamente la operadora. Oye que les entiendo, pero sin un aviso…

Así que, a las 10 te vas a la tienda que crees recordar que había en tu barrio, y si no, estuviera pues toca irse a la central que esa sí sabemos todos donde está.

La atención es aceptable, pero sorprende que no tenga mando en plaza un vendedor humano un resolucionador de problemas, alguien está ahí, aparte para sacarse un sueldo, para tranquilizarte y darte toda la confianza que te quieren dar aportando en exclusiva la retransmisión de motogp. 

Ante la exposición de la situación, la respuesta o es un tema de portabilidad o de una factura impagada, y para mi asombro, en vez de ponerse esa persona a gestionar la incidencia y la resolución de la misma, me dice que llame al 1004… ¿Con qué número si me habéis cortado el móvil y el fijo? Me deja un fijo suyo y me mira como si estuviera haciendo algo indebido. Gracias. 

Por cierto, quien haya diseñador la última remodelación del local, debería probar a llamar ahí dentro, con varias personas hablando un poco alto, es imposible y sólo te queda parapetarte detrás de una columna. Que manía con dar ese toque industrial y quitar los elementos acústico básicos como plantas o telas, o por lo menos no poner un techo técnico acústico. Sí, es más caro, pero tus clientes y empleados te lo agradecerán.

La llamada la haces con una voz automática, cual bot 1.0, ni de Siri, y ni mucho menos de Sophia, pero tras repetir varias veces los datos de la tarjeta, te aceptan el pago y te dicen que deuda cancelada. Y ya, nada de en cuanto tiempo recuperas la conexión con el mundo digital…

Amablemente, la empleada me pregunta si me han resuelto las dudas, y me dice que en un par de horas tendré línea.

Al llegar al portal, me da por mirar en el buzón, y tras los panfletos de buzoneo, hay una carta física de la tele operadora. 

¡Una carta física!!! ¡Tan sólo una carta! Ni que fuera un palo, ¡Un palo! ¡Un palo!

Mejor dicho, el palo de confianza, que me han dado, si, asumo mi culpa del impago, pero que una empresa de telecomunicaciones, con multicanal, que se ha dejado 45.000 millones de euros en fibra óptica por medio mundo, utilice solo un canal tan obsoleto como la carta postal, es para plantearse si su misión y su visión, concuerdan con lo que hacen. Puede que me hayan llamado al teléfono fijo, pero quién utiliza hoy el fijo de casa. En fin, flipando la de millones que tiran en marketing, y en el momento que un cliente se siente más débil, no hay ninguno de las decenas de miles de empleados no electrónicos. 

A la media hora llegaron la conexión de datos, y a la hora, la de llamadas. 

Ok, volvemos a jugar. Y a estar muy atento al buzón físico por si la vuelvo a liar, con las cuentas digitales. 

Igualito que la comunicación que está haciendo su filial O2, con sus nuevos clientes, la cual, ante la avalancha de fallos en fase beta, han decidido parar la conversión de leads, y arreglar primero los problemas que han tenido los primeros early adopters de su marca. Se nota, que Pedro Serrahima está al mando. Me da que es más fácil crear marcas nuevos, que enseñar a las metodologías y a empleados electrónicos y no electrónicos tradicionales a tener un poquito de empatía con sus propios clientes, priorizando la fidelidad a la conversión de leads. Es decir, aprender a pilotar desde el anticuado modelo donde el cliente se adapta a la oferta, a ser ésta la que se adapta a las necesidades de la demanda, donde si la cagan como empresa, pues piden perdón  y se ponen a subsanar el error sin echar balones fuera, y eso crea empatía, porque todavía somos humanos sin chips. 

Pues qué queréis que os diga, en cuanto O2 vuelva a abrir la puerta, allá que me voy, no sólo por la tarifa útil sin cosas que no uso, si no, lo fundamental, por dar la cara y acompañar, reduciendo el trance cuando hay que acompañar. 

PD: foto de María José Cano

jueves, 5 de julio de 2018

A favor de la nueva directiva europea de copyright “Link Tax”


Vaya por delante de hace unas semanas retuitee la noticia que lanzó El Confidencial la cual estaba en contra de la ley, y en parte lo hice, por esa parte que no consigo despojarme de masa que se mueve más por emociones que por decisiones conforme a sus valores. Tras volverlo a leer me di cuenta que estoy totalmente a favor de la nueva directiva de copyright de la Unión Europea y de sus artículos 11 y 13, cuyo borrador se acaba de devolver a la cocina para ser recocido y servido del 10 al 13 de septiembre, por la presión de la masa ejercida a 318 diputados frente otros 278. 


Me explico, a mi entender, la unión europea está recuperando la internet originaria parecida al proyecto Xanadu de Ted Nelson la cual era bidireccional, es decir, como ahora se lanzaban contenidos a la red, y por otro, en caso de que alguien utilizará esa información, se le notificaba a la fuente creadora de la misma. Pero para dar agilidad a la misma, se eliminó esa bidireccionalidad, lo cual, entiendo que quiere subsanar esta ley.

Un primer ejemplo para que lo entiendas, tengo un amigo que es el oráculo de la innovación en España, a cuyas charlas van otros vende humo, a los que directores de marketing incautos les contratan y reproducen las frases disruptivas y soluciones de mi amigo como si fueran propias. En cambio, cada vez que cito una de sus frase o soluciones, le cito, y si mi interlocutor no le conoce pues le doy su contacto para que le contrate.

Otro ejemplo más sencillo, imagina que aparcas tu coche en la calle, y al rato, otra persona que no conoces, coge lo abre sin romper nada y se lo lleva, aparcándolo una centena de kilómetros más allá, si tú coche está aparcado en la vía pública, no debería considerarse un robo por los que están en contra de la directiva. Es decir, todo lo que esté en la vía de internet pública debe ser compartido por todos. Pues bien, que dejen sus activos offline con las puertas abiertas, su casa, su coche, su portátil, y no, no es economía colaborativa cual Bla Bla car o Airbnb que se recibe una compensación económica por el uso del activo o servicio. 

La foto que encabeza este texto es buen ejemplo de lo que hablo. Cuando buscaba una foto, vi en el Instagram de José María Guijarro (@jose_m_guijarro), la misma, pero con un texto, le he pedido permiso para utilizarla, pero al hilo de este post me ha dado por ver si él era el creativo conector de ideas, y al poner en el buscador de Google “ingredientes del éxito”, me he encontrado con la misma foto haciendo referencia a IUGT internacional Panamá, a Schimitz Oscar y a un blog llamado Guazones. ¿Cuál de ellos es el creador originario? Porque me gustaría recomendarlo cuándo me pidan uno. Quizás, no sea ninguno de ellos, y sean los demás quienes se estén aprovechando de su trabajo anterior, o no, de momento no lo sé.



Argumentar que un algoritmo puede censurar una acción humana que antes lo hacía un juez, es como decir, que el algoritmo de un radar al detectar que circulas a más de la velocidad legal para esa vía, no puede hacerte una foto y multarte. Siempre habrá excepciones, pero ya pocos dudan cuando le cazan a más velocidad.

¡Ah! Estoy entre los damnificados, porque a diario tras leer en la aplicación libre de Teknautas, El País Tecnología o Innovadores las noticias más que creo que puede aportan más valor, las enlazo, y casi nunca les cito. Lo cual, reconozco que es un error, porque las citadas empresas no creo que les valoren mejor sus accionistas porque yo micro amplifique sus noticias. Por lo que estoy de acuerdo, en que me plantearan las condiciones de uso de su información, ya sea en modo copyright o creative commons.

Seamos maduros y dejemos en casa las antorchas quema cruces de la libertad en la red. Mejor dicho, en la internet no china, por qué de esa nadie se queja. Que bastante hacen con seguir comprándonos la deuda pública. Es momento de ser sinceros, hay que dejar de confundir a las personas entre libertad y libertinaje. Sobre las limitaciones de compartir código de programación, realmente creen que no se va a seguir haciendo por la internet sumergida.

Hay que ser consciente que el trabajo físico se acaba, cada vez somos más consultores, facilitadores, formadores, creativos, ideólogos, conectores, filósofos poniendo sobre la mesa una nueva economía la del talento, donde ayudamos a los oxidados y desnortados equipos de trabajo tradicionales a generar desde fuera de la caja: ocurrencias, genialidades y preguntas que llevan a respuestas que aportan soluciones sostenibles (económicas, sociales y a poder ser medio ambientales…).

Nada de esto será posible, si no, se reconoce y se pone en valor al código fuente del talento renacentista de los generadores de valor. Es decir, ahora somos los outsiders, pero en breve seréis todos, hasta los empleados, jubilados, desempleados y estudiantes, quienes intercambiareis vuestros patrones de comportamiento de éxito para llegar a final de mes, en un modelo de negocio CC2B2S. Donde tu hobby o pasión entrene algoritmos que aporten soluciones colectivas y te paguen con ello, siendo un nicho de economía circular, al hacer sostenible un sistema económico sin la necesidad de seguir emitiendo la contaminante deuda pública.

Por último, me pregunto a qué lobby molesta tanto esta directiva, para que algunos medios de comunicación se tiren piedras contra su propio tejado.


En conclusión, ponemos el grito en el cielo cuando Cambridge Analítica utilizaba los datos de usuarios de Facebook, pero nos apuñalamos cuando se trata de proteger nuestro valor en la economía circular del talento.

jueves, 28 de junio de 2018

El nuevo refugiado digital


Que una empresa que aspira a ser millenalia como Telefónica renueve sus votos de la Carta Magna digital, dice mucho de la problemática a la que nos enfrentamos. Los otrora monopolistas de la comunicación, se quieren redimir cual Robín Hood… y abanderar a los creadores de los datos. ¡Bendita revolución!

Al igual que se ha actualizado el manifiesto debido a los cambios tan humanos que ha experimentado el modelo de negocio de la sociedad, creo que es urgente redefinir el concepto de refugiado digital y ampliar sus matices, porque reducirlo a que son los que se resisten a lo digital es faltarle el respeto a la lengua que ensalzó Cervantes.

Hablar de inmigrante digital carece de sentido, porque migrar es algo que hacemos desde el minuto nos conciben, por mucho que nos hayan querido educar para creer que somos felices asumiendo de forma sumisa zonas de confort, y atiborrándonos de píldoras formativas para que nos dé repelús el cambio, por nimio que sea.

El nuevo refugiado digital abarca a todas las generaciones, porque ya todos estamos inmersos de nuevos en nuestra insabora carrera digital. Empezando por los
por los chavales que te cambian el lenguaje del móvil y te lo ponen en chino, en su mayoría no saben por qué lo hacen, es decir, mantienen unas capacidades innatas que siguen fluyendo con las pantallas, pero eso no significa que sepan programar Python, jugar con RPAs, o educar Aibos.

Perfil que de partida estamos todos incluidos. E iremos perdiendo papeletas conforme comprendamos que lo digital no se queda en una pantalla, sino, producto que toca, lo democratiza convirtiéndolo en un servicio, echando a patadas a los lobistas de turno y a sus lacayos (los miles de empleados que calentaban sillas) para crear otros amos del negocio. La cuestión es que entiendas que ahora puedes ir de oca en oca y renegociar tus condiciones vitales porque te toca.

¿Qué te apuestas que a que en 2030 ACNUR recreará la figura del refugiado digital?

¿Qué estrategias creremos para reducir la tasa de refugiados digitales?

¿Gestionaran en 2050 los Aibos la crisis de refugiados digitales como los anticuados gobernantes europeos actuales la de refugiados  del Mediterráneo?