Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

jueves, 21 de marzo de 2019

#FeedbackLibro “Conexiones Creativas”


Como conector encontrar un libro como ”“Conexiones creativas”  de Dorte Nielsen y Sarah Thurber es un espaldarazo a que puede haber hasta un método de la forma de ser. 

Hasta la parte 3 todo discurre según las expectativas del ojeo previo a comprarlo, con muchas fotos de ejemplos de conexiones creativas. 

Incluso el culmine llega con el título de la parte 3 ¡"Potencia tu creatividad innata"! Lo cual, parece que se va a atrever a poner luz y taquígrafos en conceptos como “la creatividad esta en el air”, en plan inteligencia universal o registros akashicos.  

Peeeeeroooo, mi gozo en un pozo. La siguiente página es "entrena tu capacidad para percibir conexiones". ¿Perdón? ¿Han eliminado un tema entero? ¿Qué tiene que ver el don y el talento innato con el entrenamiento de parecido? Es decir, plantea su metodología para aumentar las conexiones, hacia un método muy focalizado en publicidad, basándose en imágenes y palabras... Muy anglosajón. 

Es decir, seguro que si te han dicho toda la vida, que no eras creativo, este libro te sirve para andar tus primeros pasos y aprender a conducir tu vida bajo un filtro creativo, pero ni caigas en el espejismo de creerte el Fernando Alonso de la creatividad.  Se echa en falta una actitud creativa de verdad, con la mente mucho más abierta, e incluso ésta en silencio, para tener el feeling de aterrizar las grandes ideas. 

Por otra parte, darle un serio tirón de orejas a la editorial GG, se han pasado de diseño. Y se han pasado la usabilidad por el forro, imprimiendo el texto en unas hojas con exceso de gramaje y con una maquetación con exceso de espacio en blanco en los bordes, con lo que convierten el libro en pesado físicamente y ayudando a hacerlo pesado mentalmente. Tristemente es un gran ejemplo del san Benito de “de diseño”, para justificar un exceso de precio o de materia prima.

martes, 19 de marzo de 2019

Aprendiendo de Barcelona



Cada cierto tiempo me suelo ir a aprender de la ciudad de Barcelona, tan solo andando y mirando de forma activa el discernir de cada edificio y el discurrir de la vida que se genera a su alrededor. Una energía muy especial que fluye de la montaña al mar, y que transmiten a manos llenas las personas que compartieron sus enseñanzas conmigo. 

Hay muchas Barcelonas: la de Gracia, la del CCCB/Macba, la Santa María, 22@, las ramblas, la que asiste atónita como miles de elefantes marinos guiris sestean en la Barceloneta… 

De todas, la  que me encanta es la del Eixample, con sus esquinas rematadas en chaflanes que detienen el tiempo, y crean un espacio temporal donde dialogar contigo mismo, una pausa en el camino, una posibilidad para mirar hacia arriba a la par que a tu interior, y flipar con la casa china, la de los caracoles, la de Manuel Llopis Bofill... con sus curiosos y elegantes portales, y sus vividos patios interiores de manzana, donde se respira diseño en cada detalle. 

Sí, no me olvido, también la Barcelona de Gaudí, la de la casa Milá, y sobre todo la de la Sagrada Familia, un ícono en sí misma, con el que Gaudí dibujo juegos de luz que iluminan el más cerrado de los corazones. 

De acuerdo, que el Eixample es la Barcelona de la burguesía, de la industrialización, y a diferencia de otros barrios pijos de otras ciudades, en el Eixample siguen cultivando a fuego lento humildes comercios de toda la vida, generación a generación, sin que las alienistas franquicias de turno se atrevan a salir del Paseo de Gracia. Un distrito construido por empresarios que ahora se llamarían emprendedores, aunque sea más cool y posiblemente más barato reempezar en otros gentrificados barrios. 

PD: El viernes mientras meditaba qué foto de las cientos que había hecho, podría abrir este post, como siempre, la respuesta me encontró a mi. A la vuelta del convento de los Angeles, me encontré la instalación de Allez! en la Plaza "no mirar", muy chula, donde con cinta de carrocero, formaban espacios de vida, que te invitan a la acción, a la creación, a la innovación en la educación. 


jueves, 14 de marzo de 2019

transmitir



También hay libros valientes con menos de un lustro de vida. Aunque para ello, haya que irse a librerías como Teseo en Fuengirola (Málaga), donde te proponen degustaciones culturales que son bocados gourmet para el alma, como el que a fuego lento edita Kairos.

El libro “Transmitir” es un libro valiente porque no busca ser una herramienta de creación de marca personal para vivir de dar charlas, tan de moda, hoy en día, y que yo mismo he sido parte. Si no que aglutina a ocho referentes en torno a ese hábito tan humano que es transmitir. Desde la “Maria Acaso” de la educación francesa al traductor al francés del Dalai Lama, pasando por exploradores, filósofos, pediatras...

Este libro, sirve para muchas cosas, incluida para las personas cortas de mira, que piensan que aquí (da igual en qué parte del universo estés), todo se hace mal y fuera o al lado, lo hacen mucho mejor. En Francia se está regenerando la educación a la misma velocidad que los profesores dejamos volar al niño que llevamos dentro, al ser conscientes que lo que nos hicieron creer ha dejado de ser útil para saber quiénes somos y qué veníamos a aportar a los demás.

Ofrece muchos aprendizajes y sobre más aún sabios desaprendizajes, como la anécdota, que cuenta el explorador y realizador de documentales a pueblos que se han negado a inmiscuir el sistema de sociedad moderno en el que naufragamos vitalmente el resto, con la respuesta a por qué sonreían tanto en ese pueblo, y la bella respuesta fue “porque cuando una persona le cuenta algo malo de otra persona, no lo transmitimos”. ¡Que grandes! Se callan el cotilleo, ¡no existe Sálvame! Ni el Hola, ni el Marca, ni el As, ni el dime y dirite que tanto desgasta a las almas en esta etapa de su viaje.

En definitiva, un libro altamente recomendable.

martes, 12 de marzo de 2019

Hijo de su madre


Seré que he recibido una educación rara de la leche, pero se me hace muy difícil comprender a aquellos hombres que no conciben como iguales a sus madres, de las cuales han llegado a esta vida. 

Así que el pasado 8 de marzo, día de la huelga feminista, me uní a mi madre para acompañarla por las calles de Málaga, y admirar su felicidad a rabiar, al comprobar con sus propios ojos, que había relevo generacional para combatir la mayor de las injusticias, negar la igualdad a más de la mitad de la población mundial. Miles de mujeres jóvenes, muy jóvenes coreaban a mandíbula batiente “no nos falta ropa, les falta educación”. Lo mejor fue cuando hackearon el recorrido y se fueron a la calle Larios, epicentro de la vida malagueña, si no, pasa ahí, no ha existido. 

El machismo te encierra en tus miedos, el feminismo te abre a los demás. Porque hacen participes de sus conquistas sociales a toda la sociedad. Ya es hora que los hombres dejemos de mirar para otro lado, ante el chascarrillo fuera de lugar, y empecemos a ser participes a la par que cómplices de una revolución liderada por mujeres, que puede que sea la única que salve al planeta como grita la quinceañera Greta Thunberg

martes, 5 de marzo de 2019

Facebook, que bien lo has hecho


Puede que te pase como a mí, que ya casi no entro en Facebook, más que a colgar las entradas de tu blog, y te encuentras con este símbolo que te recuerda en notificaciones que algún "amigo" tuyo muy cercano ha publicado algo, cuando hace un año era lo más normal del mundo. 

Con la excusa de Cambridge Analityca, aproveche para dejar de contar a miles de personas que casi no conozco, que hacía sentía y pensaba a cada instante, y sobre todo al Gran Hermano de la red social de captación de datos.

Desde entonces, no soy más libre, por la sencilla razón que cada mañana cuando me levanto consulto el Instagram, que es de Facebook. Seré tonto, ahora ya no le cuento lo que hago si no, que le casco lo que me apasiona, y en fotos cuyos metadatos son muy superiores a los de un texto. 

Y claro, lo que no le compraba en Facebook, si se lo compro en Instagram, porque es menos invasivo, o eso me ha hecho creer, al ser cosas a las que he puesto una emocionalidad que en sí mismas carecen de sentido.

Por ello, no me queda otra, que felicitar a Mark y a Javier Olivan, al haber aprovechado la crisis de Facebook para convertirla en la oportunidad de Instagram, y darle el espaldarazo que necesitaba para sustituir a Twitter como red de influencies. 

martes, 26 de febrero de 2019

Turismo industrial




Fíjate en el almendro en flor que comanda este texto, enorme, cincuentón, esperando a la orilla del camino para darte su sombra y para iluminar con su belleza tu ser. Si vas a velocidad 5G no lo verás, si no levantas la vista del móvil, menos aún, y si no sales de la ciudad no lo podrás admirar como merece su porte, su talento y sobre todo su talante. 

Hay días en los que un viaje de negocios por la España profunda se convierte en una ruta de turismo industrial, gracias a las destornillantes anécdotas de Fermín desarrollando negocio durante tres décadas y la divertida conducción de Fabián por serpenteantes carreteras, que invitan a parar a admirar saltos de agua, descubrir tesoros gastronómicos, aprendiendo a prevenir la lluvia al observar el humo de las chimeneas y sobre todo a entender por qué otras personas son felices donde aparentemente no hay casi nada. 

A veces, la felicidad está en el destino y en el camino, y hoy ha sido así. Mañana y los próximos días, volveré a salir a la carretera, de nuevo a dejar que me encuentre el talento con talante. 

Ráfagas maestros, va por ustedes. 

jueves, 21 de febrero de 2019

Cómo crear tendencias


El problema de leer un libro es que muchas veces te sientes reflejado, en este caso con la fashion victims, porque este libro me lo compré con otros cuatro de creatividad, cuando los vi hace dos semanas en la tienda de la expo de diseño del Madrid Design Festival en el Fernando Fernán Gómez, y claro, ahí ando, aprendiendo a gestionar mi ansiedad, al ver que tengo 23 libros valientes en lista de espera en la mesilla…

Elegí este libro Víctimas de la moda  para ver si me solucionaba la duda que me había generado el anterior de potencia el talento de tus hijos, al no saber por qué los padres y profesores acabábamos sucumbiendo al sistema educativo de siempre, por qué cómo padres o profesores asumíamos como sistémicos procesos que nos hemos quejado como usuarios del sistema educativo. Es decir, por qué nos dejamos que nos vistan igual que hace 20 años, con pequeños cambios de patronaje. 

Y esa solución llega en las 20 últimas páginas, y te aseguro que no te va a gustar la respuesta, es brutal, parecida a la que me dijo Josie el lunes pasado en el intermedio Day del coworking EOI de Manzanares.  A la par que flipaba con la visita al museo de Manuel Piña, el creador del concepto “Marca España”. 

Pocas veces te voy a recomendar que empieces desde el principio, pero esta vez merece la pena, al descubrir el por qué Chanel, Dior, Gucci; tod´s, Zara, Ton Ford, Vogue, Harper Bazard son quienes son por qué aportaciones de valor han hecho al mercado, y lo más interesante que estrategias e innovaciones hicieron en el momento adecuado, oliendo antes que nadie la psicología del consumidor. 

Si te digo que cada cuarenta páginas sentía una inquietud que no me esperaba, y era comprobar como un libro publicado en Francia en 2004, explicaban claramente modas de ropa actuales en 2019… Una de dos, o las traductoras han introducido ejemplos actuales, o tristemente se cumple el patrón de comportamiento que se describe en las últimas páginas. 

Más que una cuestión, este libro me ha recordado que sé poco de mi abuela paterna, la cual fue modista de alta costura un paso por detrás del mítico Balenciaga, y me propongo saber quién fue como creativa mi abuela. 

En definitiva un libro muy interesante, para las personas que emprenden y quieren entender, cómo conectar con sus potenciales clientes.