Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

jueves, 23 de mayo de 2019

"En el Futuro, perspectivas para la humanidad" #FeedbackLibro



Los capítulos impares del libro "En el futuro, perspectivas para la humanidad " del afamado astrónomo Martin Rees son dignos de enmarcar.

El primer capítulo es de los análisis más concretos y claros de la emergencia climática a la que asistimos atónitos,  a la par que explica cómo debería ser el nuevo sistema económico que nos reinventemos, basado en un crecimiento sostenido basado en innovaciones parcas en recursos y energía. A la par, que tener una planificación de infraestructuras y políticas a medio siglo. Aunque como escribe hay "un gran bache entre lo deseable y lo que se hace en realidad". Así mismo, recoge un buen número de innovaciones ligadas a creación de comida o a la salud como Imposible Foods o CRISPR. 

El capítulo tres, es una delicia, al leer de la mano de un gran astrónomo las posibilidades de exploración espacial que se abre ante nosotros, sobre todo si asumimos ciertas mutaciones genéticas. Muy recomendable. Pero sin perder los pies sobre la Tierra, al contradecir a Elon Musk, al escribir sobre la urgencia climática a solventar en la Tierra, al ser mucho más habitable la cumbre del Everest o la Antártida que Marte.

Por otra parte, el capítulo 4 se adentra en un apasionante debate para encontrar la llave entre la física tradicional y la cuántica, a la par, que darme pistas para la internet de las personas (iop) que estoy investigando, habrá que explorarlas.  

Lo que no entiendo, es como la editorial permitió que el autor se adentrará en el capítulo 2, en temas que no es una referencia científica y emitiera juicios de valor, que lo dejan en tan mal lugar, como son plantear debates presentes como futuros, como el miedo a la privacidad o a las fake news, o a los coches autónomos, o reírse de la crionización cuando más adelante si apuesta por una singularidad en inteligencias inorgánicas electrónicas, ambas metodologías evangelizadas por los mismos Transhumanistas.

Sobre la conquista de Marte al estilo lejano oeste que tanto se está comentando en los corrillos del próximo TED, el original, el de Vancouver, plantea en la página 119 “la exploración del espacio… quizá necesite algo de reglamentación pública, pero el ímpetu debe ser privado o empresarial”, y posteriormente, en la 174 sobre la solución a la supervivencia en la tierra hace referencia a la necesidad que los países si cedan soberanía a organizaciones como la OMS o el protocolo al acuerdo posterior a la Conferencia  de París sobre Cambio Climático, o que las nuevas organizaciones tipo Google o Facebook tiene que rendir cuentas a los gobiernos….

Es decir, para avasallar un planeta es bueno el libre albedrio, en cambio, para salvar un planeta arrasado por esa misma causa, hay que ponerse de acuerdo, y entender que no vale todo. ¿Acaso no hemos aprendido nada como especie? 

Con todo un libro para generar debates muy interesantes, pero sin fiarte mucho de las recomendaciones de la contraportada, a riesgo de no poder cumplir las expectativas que generan. 


martes, 21 de mayo de 2019

Somos lo que absorbemos I


La semana pasada escuchaba a un amigo mientras el engullía una hamburguesa con todo al ser su día de comida libre, y el menda, una de soja o algo parecido, en una conocida cadena de hamburguesas gourmet que acaba de comprar el líder del sector. El caso, es que mi acompañante hacía referencia al libro que le recomendé hace unos años “Súper poderes para el éxito” de Mago More, y me decía, mira que cuando leí el capítulo de cambios de hábitos culinarios llegué a cabrearme por lo insistente del mismo, pues ahora no me queda otra que darle la razón”, y es que como escribía More “somos lo que absorbemos”. 

En mi caso, fui a la médica por un dolor raro, y los resultados de la analítica fueron claros, cambio a hábitos más saludables que la vida sedentaria que llevaba. Esa misma tarde tenías que ver la extrañeza de mis amigos, ellos tomando pintas y el menda a tercios de sin alcohol… y mi hashtag foodie de Instagram languideciendo…

Un mes después, flipo con los cambios de mi metabolismo tras observar que More tenía razón. Alucino porque ya no tengo resaca los martes cuando me corro el fiestón el sábado. A la par que he empezado a caminar en vez de pillar la moto o el metro, lo cual me ha hecho descubrir que la calle Bravo Murillo es en cuesta… llegando un día a hacer 17 km… cuando antes me asfixiaba por subir dos pisos andando…

El truco, matar la ansiedad con otras cosas, comer menos más veces, intentando evitar la comida procesada (en mi caso), y andar entre reuniones, jugando a quitarle minutos a Google Maps. Porque  a veces la diferencia entre ir andando o en metro no son más de 20 minutos. Mientas, rumio como no aburrirme de esta actitud que consigue que duerma más horas. 

PD: Porfa, no me envíes la dieta guay que a ti te funciona, ni la paleo ni la x., que lo mío no es una operación bikini, tan solo he cambiado unos alimentos por otros y la moto por las piernas para desplazarme...

jueves, 16 de mayo de 2019

Feedback libro "Notas desde la trinchera"


Ni Marcos ni Roger (su editor) dan puntadas sin hilo, por eso que incluyan la palabra “notas” en el título, indica muy bien, como te vas a pasar la velada aprendiendo los secretos de Marcos. En mi caso, me ha salido una media de una anotación cada dos páginas, y es que el libro “Notas desde la trinchera” podría convertirse en la ayuda de cámara para todas las personas que estamos aprendiendo a generar riqueza, nuestra y colectiva. 

Un libro marca de la casa, al enmarcar el M A R K E T I N G de verdad, el que genera negocio y bienestar alrededor suyo. El que antepone a las personas que lo crea y para las que lo crean, al ego del creativo, o el apellido de la época tecnológica en la que estemos. Esencia pura y dura explicada de manera sencilla y cercana, a través de la historia de su vida profesional, porque como escribe "influimos a través de las emociones". 

Si, te estás planteando emprender, te recomiendo que vayas a una librería y te leas los seis primeros párrafos de la página 232. Si tu ego o tu miedo lo aguantan, cómpralo, y tendrás una guía que te enseñe a cruzar el desierto del mercado de oasis en oasis, hasta llegar a las playas de tu Dakar personal. Porque muchas personas desempleadas que he asesorado quieren seguir siendo hacedores, y les cuesta marketinizar su propuesta para llegar a su cliente real. Este libro es uno de los mejores cursos que puedas hacer para aprender Marketing, es decir, “influir en las decisiones de compra de la gente”, sin dejar de ser buena persona. 

A la par, es una ayuda inesperada, a los que intentamos aprender a trabajar en equipo, porque "generalmente la gente no cambia de trabajo, huye de su jefe". Más aún a los que investigamos cuál es el don de cada persona y la conversión en un talento. “no hay que motivar, pero si no desmotivar y saber qué talento y para qué lo tiene cada uno. Averiguarlo ha sido mi trabajo”.

Una sugerencia para el autor y Roger, sería bueno que en 2020, lanzarán un mini libro parecido al de “lecciones de liderazgo de Steve Jobs”, con los mantras de Marcos para crear marca y huella en la vida. Cortito y al grano.  Al recordar "Notas desde la trinchera" por momentos a "#lidertarios" y a los "88 peldaños del éxito".

Un libro que nace con el reto de independizarse de su fecha de nacimiento, y la nueva vida de su padre, porque en sus páginas no hay política, si no, empresa y de la buena. 

miércoles, 15 de mayo de 2019

Economía Conductual


Uno de mis deportes favoritos es ir a foros en los que a priori no tengo ni idea de lo que hablan, para poco a poco descifrar su contenido y posteriormente, conectarlo con otros activadores económicos. 

Pues bien, el jueves asistía en el colegio madrileño de economistas a la presentación del observatorio de economía conductual, ¿el qué? Buena pregunta.

En principio como dice mi tocayo Gonzalo Algorri, “economía conductual se centra en la toma de decisiones y, evidentemente, en la toma de decisiones económicas y financieras tienen mucho que ver el comportamiento individual y los comportamientos que se adoptan cuando formamos parte de un colectivo”.

Acabáramos, la famosa toma de decisiones por la que Obama y Mark Zuckerberg recomiendan a los emprendedores que se vistan siempre igual para ahorrarse una decisión al día para evitar la fatiga de Decisión.

Seguidamente, asistía al nuevo CIBBVA en que se está convirtiendo el charladromo de la escuela IMF donde su capitana Belén Arcones moderaba la mesa redonda “Influencers, boom o burbuja”, con el admirado @fotomaf cabalgando sobre las redes sociales online del dragón verde del retail español. Otra mirada, otra reflexión, y nuevo aprendizaje. 

Al día siguiente la guinda la ponía el econonometrista Marcos de Quinto de cuya biblia de la generación de negocio “Notas desde la trinchera” (Deusto), recojo estos mantras: “el objetivo último del marketing es influir en las decisiones de compra de la gente”, “por ello, -continua- a los consumidores no hay que escucharlos, es mejor observarlos. Porque sus actos a diferencia de sus palabras no engañan”. 

PD: La foto la hice ayer, paseando por Madrid, ¿por qué aparcan de forma binaria personas que a priori no se conocen? ¿Serán fans de un refresco light? 

sábado, 11 de mayo de 2019

El síndrome de Aquiles


Esta semana coincidía con un excelente profesional que es comercial desde hace dos décadas, siendo parte de su forma de ayudar a otras personas, a la par que como es muy bueno trasmitiendo sus habilidades es profe en escuelas de negocio.

En cierto momento, coincidimos, al tornarse la conversación, a una sensación de sentirse impostado o falso, al dedicar más tiempo a ayudar dando clase que al apartado comercial en sí mismo. Es decir, los que ya no estamos todo el día en la comercialización pura, aunque posiblemente seamos más útiles como aguadores en una etapa del camino cruzando el desierto de otros. Nos sentimos como una pequeña estafa porque hemos dejado de estar delante del toro, y ahora lo vemos desde la barrera, que sí, que tenemos más visión del campo de juego, pero…

Cuando volví a casa, mi cerebro reactivó la localización del montículo de libros que tengo a medias, de esos que los empiezas, y no sientes que sea el que tengas que leerte esa semana, y me tengo que leer otro a toda leche…

Ahí estaba, el libro “El síndrome de Aquiles, cómo superar el miedo al fracaso” de Petrûska Clarkson, publicado por Planeta en 1995… Sí, es otro de los almanaques de sabiduría que me encuentran en el mercadillo de Fuengirola. 

Quizás, me tenga que acabar el libro para convencerme, de que soy más útil y quizás más rentable para mi economía, en la retaguardia, y no lanzarme de nuevo al ruedo. Pero, necesito experimentar y validar lo más ágil posible ideas para soluciones que se me ocurren, y no tener que esperar a los tiempos de los profesionales que asesoro que siempre son otros. 


lunes, 6 de mayo de 2019

iop, internet de las personas


Una vez validado que es posible conectar con otros animales a través de un estado parecido a la meditación. Me propongo aprender a hacerlo con plantas, las cuales tienen 16 sentidos sensoriales más que nosotros. Como paso previo a ser capaz de conectar con otros humanos sin el móvil. 

Creo que para conectar con otras personas es necesario programarnos vía PNL para desconectar nuestra mente y fluir sin miedo en confianza en nosotros mismos. 

A la par que tengo dudas para validar:

-      ¿En qué onda eléctrica se establece la comunicación?

-      ¿Hay que pedir permiso al otro ser? Es decir, con un animal doméstico se conecta previo consentimiento de su responsable. Quizás, sería bueno crear una plataforma de encuentro para personas que deseen conectar de forma telepática 

-      ¿Qué grado de conversaciones profundas e intercambio de archivos se pueden tener? Para ser capaces de desconectarnos de la dependencia del móvil, redes sociales online de captación de patrones de comportamiento, etc.

-      ¿Puede ser más potente que 5G?

-      ¿Puede sustituir a Internet de las cosas, al ser el internet de las personas?

-      Si nos pudiéramos comunicar por telepatía entre todos los seres humanos, quizás, cambiemos el modelo económico, al no ser necesario desplazarse a un lugar para aportar valor, ya sea trabajar, celebrar, amar, sentir… 

-      ¿Puede ser una medida contra el cambio climático? A la par con el exceso de consumos estéril basado en un búsqueda compulsiva de la felicidad que lo único que genera son ingresos para los coachs y un continente de plástico. 

Cuestiones por validar, tan solo queda emprender esta aventura. 


sábado, 4 de mayo de 2019

#Feedback Libro "Respire"


Si este texto no tuviera el título que tiene, y te preguntara ¿qué es lo más importante en tu vida? Seguramente, respirar no saldría entre las primeras opciones, y menos aún respirar conscientemente. No te culpes, en mi caso, quizás diría ser feliz, la familia, el trabajo... 

Hace unos meses cuando hice el curso de voz con Memen Delgado volví a caer en la cuenta de lo estratégico que era respirar de forma adecuada para vocalizar mejor. 

La sorpresa saltaba el pasado fin de semana en el curso de comunicación con animales de Clara Martín. Lo fundamental era meditar, a la par que parar la mente, y para ello, lo primero era respirar hondamente y centrar la atención de mi mente en la respiración.

Con los registros akashicos es igual, hay que entrar en meditación para escuchar lo que te dice tu tu memoria universal personalizada.

Qué mejor que un libro como  “Respire, técnicas de respiración sencillas para una vida más tranquila y feliz” de Jean Hall, (ediciones elfos) para aprender a recibir energía y crear valor con ella. De hecho, muchas de las respiraciones que plantea el autor son técnicas  yóguicas como “pranayama” (extensión de la energía vital), creando claridad, equilibrio y vitalidad. 

Se agradece la practicidad del libro, explicando el por qué de cada respiración y los pasos adecuados para realizarla, e incluso los dibujos de las semillas posturas a realizar. 

Si la mera curiosidad no sirve como palanca para aprender de Jean Hall, decirte que explica respiraciones para combatir el insomnio, o que ayudan a relajarte, concentrarte y cómo no, plantea varias maneras para entrar en meditación. Y si por estas no te convence, decirte que tiene frases instagrameras a go go, como "quién mira hacia fuera sueña, quien mira hacia dentro despierta".

En definitiva un libro para aprender a ser consciente de tu poder intrínseco a ti, y tu capacidad para sentirte bien, y alegre sin impactos exteriores que te roben tu consciencia en el ahora.