Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

jueves, 19 de octubre de 2017

BBVA Open Talent 2027: cuando el Data encontró al Diseño

video


Quién me iba a decir que una década después volvería de nuevo a Dimad, la caja de Pandora del diseño madrileño, de la que sigo siendo socio... Recordando aquellos dinámicos años que organizaba Casa Pasarela en Ifema y hacía de head hunter de nuevos diseñadores desde la plataforma Abecedarios Designer’s Market... Y la semana que viene llega el enésimo encuentro bienal de diseño iberoamericano. 

Ahora vuelvo en condición de lo mismo, pero para el sector fintechero como evaluador del BBVA Open Talent 2017 con la capacidad de sorprenderme a flor de piel, porque os puedo garantizar que se han presentado startups que le van a dar la vuelta al calcetín, ya no del fintech si no al presente continuo en el que vivimos. 

El placer es aprender y escuchar de muchxs profe(sionales)sorxs de su sector, pero en especial al tío que tiene que tomar las decisiones que afectan a los demás, al Escuchador de egos, don Francisco González. 

El encuentro entre el banco mutante (itera por fuera, pero mantiene la esencia del crédito por dentro), y el diseño, es estratégico, porque de aquí a una década los procesos que diseñemos lo van a cambiar todo menos tu sonrisa. Ya sean servicios para entrenar algoritmos para conducir despachos con alas o conexiones entre cosas que estén dentro y fuera de nuestro organismo. Acercándonos al umbral de la sociedad inteligente, donde quedará como un recuerdo el banco de crédito de criptomonedas, pudiendo ser más un banco de células madre y de años de vida en plenitud creativa y feliz. 



PD: Que haya ganado Change, una startup que entrena algoritmos como asesor financiero virtual no ha pillado a nadie por sorpresa. Entre tú y yo, mi apuesta era Clarity, porque en un par de años invertiremos con activos tokenizados, y ahí tendrá mucha más importancia invertir conforme a nuestros valores personales en el continente anestesiado, África. ¡Vamos! ¿Qué te apuestas a que los algoritmos de Change acaban tirando de los filtros de Clarity para personalizar su asesoría?

go gO GO! 


jueves, 12 de octubre de 2017

GO2work: Actitud y compromiso


El martes pasado celebrábamos el demoday de la tercera edición, de la lanzadera de empleo GO2work de la EOI (Escuela de Organización Industrial) con la colaboración del Ayuntamiento de Guadalajara, y del Fondo Social Europeo.

Partíamos con un 70% de desempleados, y de nuevo, podemos decir que el 65% de los participantes ya han tenido reuniones con clientes, y un 40% ha conseguido, no sólo vender y facturar, si no, lo más importante en las relaciones económicas, ¡cobrar! Con lo que ya han volado ya por su cuenta, ungiéndose de seguridad y confianza consigo mismxs.

Esta edición, la han compuesto 22 héroes, que se han mirado frente a frente de sus zonas de confort, a sus miedos más íntimos, y se los han puesto por montera, llenándose de montañas de actitud y compromiso consigo mismos. Cada persona en su justa medida, porque no hay personas mejores ni peores, si no, personas especiales. Todxs somos especiales, únicxs, con talentos y talantes diferentes que les llevan a descubrir de nuevo su pasión, su hoby, su capacidad para aportar soluciones a los demás.

Agradecer la confianza y excelente disposición de la EOI (Pablo y Gema), el trabajo y dedicación de lxs mentorxs de proyecto, de lxs específicos, del profesorado y del personal del CEEI de Guadalajara por responder siempre con una solución y una sonrisa.

Sobre todo, estaré eternamente agradecido a Chema, Mimí, Marina & Gerardo, Rodolfo, Adriana, María Cristina, Fresolina, Marcela, Carlos, Estefanía, Cristina R, Milá, Beatriz, Alejandro, Yolanda, María, Carmen, César, Noelia, Sergio, Amparo y Rosa por enseñarme tanto, tan bueno y tan variado, marcándome el camino para ser mejor persona y profesional cada día, paso a paso, porque como dice Julio Rodríguez, mentorizar es humildad y saber escuchar.

go gO GO! 

jueves, 5 de octubre de 2017

El #futuro es #Fintech


Las hojas del calendario de junio salían volando hacia nuevos territorios inexplorados, gracias a los alisios, junio discurría a todo trapo, cuando recibí una misiva de Capitán Cook “¿Quieres ser evaluador del BBVA Open Talent 2017?” Esta es de esas preguntas que sólo tienen por respuesta una sonrisa.

A la par, estaba detrás de pescar la guía "Blockchain: la revolución industrial de internet", así que en una de esas escapadas a La Casa del Libro, me pillé los dos libros que había de eso. Siempre me gusta repasar las islas de empresa buscando percebes que degustar posteriormente. Tras el oleaje de las mega novedades con sus espumosos colores, descubrí allá al fondo, donde ya no baten las olas, "El Futuro es fintech" (Deusto) una joyita que me sirvió para profundizar en las aguas profundas del fintech más allá del cabo de hornos de bitcoin. 

Era el 13 de febrero de 1601 cuando James Lancaster levó lentamente el ancla del Red Dragón, zarpando de Woolwich para emprender una travesía que jamás habría pensado que iba a cambiar el mundo para siempre. El primer paso hacia la globalización del comercio había empezado con cuatro modestas naves. En aquel momento hombres valientes habían comprendido lo que conectaba el mundo era el océano. El océano permitía la circulación de bienes, el comercio y la información. El mar fue el primer internet” …

El párrafo anterior podría haber salido de la pluma de Nacho Villoch para alguno de sus viajes iniciáticos, pero es el inicio de unos de los estratégicos análisis que hace la guía “El Futuro es fintech”. De primeras, se te plantea toda una empresa emprender la lectura con el objetivo de hacerlo del tirón, porque son 300 páginas a doble cara y con un tamaño de letra de ¡9!!! El truco, es saltarte el guion y crearte tus propias rutas. Salvado este primer momento de estío es cuando empiezas a disfrutar a manos llenas de las pepitas de oro al batear sus hojas. Al no torcer el morro ante nada, por muy delicado que sea, lo cual se agradece, ágil y directo con exposiciones cortas y claras, invitando a un montón de fintecheros del mundo a exponer sus nuevas rutas de juego.

En definitiva, posiblemente sea una carta náutica para el avezado aventurero que quiera zarpar más allá de las inhóspitas aguas del fin del mundo del crédito como lo conocíamos. Manteniendo intacto el crédito que le dé su nueva aventura. 

jueves, 28 de septiembre de 2017

Tabili


Taaaaabiiiiiliiii, este es el grito que va a resonar a tu cabeza tras comprobar como tu sonrisa se extiende a lo largo de tu ser.

Que levante el móvil, aquel que nunca se la ha roto la pantalla, se le ha muerto la batería, no le arranca o se le ha mojado…

Cuando te pasa alguna de estas circunstancias, puedes ir al servicio oficial, o a una tienda de tu barrio, donde si hay que cambiar la batería, te dicen que se quedan el móvil unas cuantas horas, hasta doce… pero lo sangrante es cuando te dicen que tienen que comprobarlo y que le dejes tu clave de acceso a tus datos!!!. En mi caso, que trabajo con el móvil y tiene miles de contactos de valor, no me la puedo jugar a que un desconocido le dé por utilizar esos contactos.

Así que, en plena vuelta al cole, al quedar con Mónica Galeano, y ver ella la pantalla de mi móvil rota, me dio un flyer de unos tal Tabili y me dijo “llámales, te reparan el móvil en media hora, delante de ti y donde tú digas”.


¡Pues es cierto! Desde la web de Tabili eliges marca, modelo, color pantalla, problema, hora y lugar para llevar a cabo el trasplante de órganos. En mi caso, elegí un viernes a las 5 de la tarde en mi casa. Para asegurarse, te llaman un día antes para confirmar la cita.

A la hora señalada se presentó Aron, un empático técnico que me invito, no sólo a mirar como con precisión milimétrica iba quitando tornillos de mi apreciada extensión de comunicación, si no a preguntarle lo que me pareciera… Me tendrías que haber visto, parecía Indiana Jones JR viendo como abren el arca perdida…

En 40 minutos tenía cambiada la batería, la pantalla y comprobado que todo funcionaba correctamente, por un precio de 104 € al poder aplicar el descuento que del tarjetón que me dio Mónica, y con un año de garantía.

Como buena startup de menos de 5 meses, tan sólo peca en un paso de la web, que, si eres disléxico como el menda, pues al cabo de cuatro intentos al equivocarte del modelo o el color de la pantalla, no te deja seguir. Pero, no desesperes que te llaman si has llegado a dejar los datos. La cosa, creo que se arregla (la web, mi dislexia es fuente de creatividad), con meterle unas horas de programación bien estructuradas. Ahora que les han alojado en el reciente campus de Demium Startups en Madrid.


Lo dicho, un excelente servicio a domicilio, bueno, bonito y barato. De momento, en Madrid, pero lo normal es que se viralicen por la península. 

PD: sí, la pantalla es blanca y el botón negro, cosas de mi dislexia, que me permite tener la sensación de móvil nuevo, al ser el primer blanco, y personalizado 😉